DSC_1388

El arte de enseñar a escribir

La escritura es un método gráfico que representa el lenguaje; nos lleva a mundos distintos, nos ayuda a conocer lugares y personas a través de la imaginación. Por tal razón, no podía faltar en Comunica 2017 este tema tan importante, esta vez con la presencia del escritor Mario Bellatín, quien impartió en el marco de este congreso la conferencia titulada “El arte de enseñar a escribir” el pasado 19 de septiembre.

“El arte de enseñar a escribir”, de alguna manera fue una experiencia que yo tuve en la Escuela Dinámica de Escritores, donde se intentó buscar nuevas maneras de poder transmitir la escritura. Compartí mi experiencia y aquí hubo una interacción muy interesante sobre qué hacer con un arte que no está dentro de los lineamientos tradicionales y donde no existe un sistema concreto establecido de enseñanza; fue una experiencia que aparte de los conocimientos que se pudieron impartir también tenían que crear el método” comentó.

Según las palabras del Bellatín, un escritor puede mejorar su vocación con el tiempo siempre y cuando se constante y haga de la práctica un hábito.

“Hay muchas personas que no saben que son escritores porque todo socialmente todo, está en contra ya, que no es una actividad que esté reglamentada. Es una especie de ayudar y de acompañamiento no de aprendizaje; yo no confío en alguien que quiera ser escritor sino en la gente que ya escribe y puede mejorar esa vocación, es algo que ya se trae”.

Te das cuenta que eres escritor cuando surge la necesidad de llenar una hoja en blanco, según las palabras del conferencista. Además, resaltó que para ser un buen escritor no es necesario más que esforzarte diariamente por serlo. Y mencionó que también es importante, aunque no imprescindible, leer libros, ver películas y tener experiencias para generar un mayor bagaje de conocimientos.

“Para ser escritor no es necesario nada, solo el deseo de ser escritor por encima de todas las cosas. Es óptimo que se lean libros que se vean películas que se tengan experiencias, pero en la historia de la literatura encontramos a personas que no han tenido experiencias, que no han leído libros, que no han tenido ese tipo de pasaje que se cree que es obligatorio y sin embargo han sido grandes autores. Cuando existe el deseo de llenar una página en blanco, yo creo que es un deseo de poner una huella, es continuar con una vocación que nace de manera misteriosa”.